Japón es un país de contrastes, por una parte están sus paisajes increíbles que paran el aliento y por otra están sus tradiciones y costumbres un tanto raras. ¿Quieres saber más? Hoy te lo contamos.

Japón tiene unos 100 volcanes activos, menudo ambiente. Crucemos los dedos que no se despierten.

Seguramente sabes que Japón es famoso por los terremotos, pero casi con total seguridad no sabías que cada año en Japón se registran más de 1500 terremotos. Quizás en cierto momento ya deja de impresionarte que el sofá se está moviendo.

Japón se podría considerar como el líder en la producción de dibujos para niños. Ahora bien, como no les ha bastado con dibujos para niños se han lanzado también a por los adultos y han creado el hentai. ¿Qué diablos es? Pues, son dibujos animados porno. ¿A qué es para flipar? Bueno, en realidad no tanto, ya que a los japoneses les gusta ver pelis porno y además parece ser que los vecinos italianos están arrasando en Japón, dado que el video porno italiano es de lo más buscado en internet en la actualidad. ¡Viva Italia!

En Japón hay cafeterías de gatos. Bueno, en realidad no es que los gatos se vayan a tomar un café allí, más bien se trata de personas que se van a tomar un café y mientras tanto pasan el rato con un gato. A primeras suena de locos, pero la verdad es que existen este tipo de establecimientos, dado que en Japón prácticamente ningún edificio acepta animales.

Las bragas. Eso seguro que te lo sabes, o si no lo sabes es que vives en una cueva sin conexión a ningún tipo de medio de comunicación, porque eso de las bragas salió hasta en Radio María. ¿No te has enterado? Bueno, pues se trata de señores o quizás también señoras de origen japonés a los que les mola el rollo de bragas sucias. ¿Qué hacen con ellas? Pues las huelen. Y no solo eso, te pagan por mandar tus bragas sucias. ¿Te parece asqueroso? Bueno, quizás no te falte razón, pero por unas bragas se llegan a pagar hasta 50€. Al fin y al cabo las huelen ellos, no tú, de modo que es una opción muy interesante de ganar algún eurillo.

Si ya pensabas que los japoneses son raros con este artículo seguro que ya los encerrarías en un manicomio, pero ha de decir la verdad, Japón es un país precioso y justamente estas particularidades pequeñas que al occidental le parecen una cosa totalmente de locos convierte el país en un destino turístico muy atractivo. Así que haz las maletas y llama para reservar una mesa en la cafetería con gatos.